Artículos

Cómo llegar al tanatorio M30

El tanatorio m30 está situado en el este de Madrid, en la calle de Salvador de Madariaga núm. 11, del Barrio de San Pascual. Se halla en una zona fácil de acceder ya que está muy bien comunicada.

 

En coche

Si usas tu navegador GPS, puedes escribir directamente la dirección de destino (calle de Salvador de Madariaga núm. 11) o bien las coordenadas 40,43977 de latitud y -3,65720 de longitud.

Tal como su nombre indica, el tanatorio m30 está muy cerca de la carretera M-30. Por esta razón, la manera más sencilla de acceder a él es por esta vía y tomar la salida número 5.

Hay varias maneras de llegar a esta salida:

LA primera, tanto si provienes de la E-90 como de la M-40 o la M-23, intenta incorporarte a la M-30 a la altura de Moratalaz (si vienes desde el sur) o de la Colina (si vienes desde el norte).

La segunda, desde el aeropuerto de Barajas, puedes llegar fácilmente por la M-40 en un cuarto de hora: toma la M-14 y en menos de tres kilómetros llegarás a la M-40. Continúa hasta la salida núm. 13 y mantente en el carril derecho hasta tomar la salida 1A-1B, que te conducirá hasta la carretera M-30. Allí deberás permanecer hasta la salida número 5.

En cualquiera de los casos, cuando hayas tomado la salida número 5 de la M-30 irás a parar directamente a la calle de Salvador de Madriaga si provienes del sur. En este caso sólo deberás seguir recto unos 400 metros hasta encontrar el tanatorio m30, que es el número 11. Si has tomado la salida número 5 viniendo desde el norte, deberás ir hacia la derecha, hacia el Parque de las Avenidas. En la rotonda, coged la primera salida en dirección a la avenida de Brasilia y después girad a la derecha hacia la avenida de Badajoz. Pronto encontraréis otra rotonda, la primera salida de la cual os llevará directamente a la calle del tanatorio, que está a unos 50 metros.

 

En metro

La parada de metro más cercana es la del Barrio de la Concepción. Desde ésta hasta el tanatorio m30 hay unos 600 metros, unos 7 minutos andando en dirección oeste. Pero también está cerca la del Parque de las Avenidas, a 9 o 10 minutos caminando en dirección este. Ambas paradas son de la línea 7.

 

En autobús

Los autobuses que paran más cerca son los de la parada de la avenida de Badajoz, que está a unos 130 metros del tanatorio m30. Paran ahí el 53 (de Soria a Sol/Sevilla) y el 122 (proveniente del Campo de las Naciones hasta la avenida América). También tiene parada en la misma avenida el autobús nocturno N3, que va de Canillas a Cibeles. En cualquiera de los casos, se puede llegar al tanatorio m30 caminando desde la parada unos 2 minutos en dirección suroeste.

El autobús número 11, proveniente de Marqués de Viana, tiene una parada en la calle de Torralaguna. Desde ahí hasta el tanatorio m30 hay unos 8 minutos caminando hacia el sur, unos 550 metros.

También se pueden llegar ando unos 13 minutos hasta el tanatorio m30 si se llega con el autobús número 21, que viene de El Salvador y tiene parada en la calle de la Virgen del Sagrario.

Con el autobús 43, que sale de Estrecho, se puede parar en la avenida de Bruselas núm. 51, y desde ahí llegará en unos 8 minutos al tanatorio m30 caminando hacia el este.

Finalmente, los autobuses 48 y 146 tienen una parada (la misma) en la calle Virgen del Portillo, que está a unos 12 minutos del tanatorio m30 si se camina hacia el noroeste. El 48 proviene de Manuel Becerra, y el 146, de Callao.

 

Difusión del suceso y confección de una esquela

Cuando una persona fallece, ¿qué pasos se deben seguir para difundir la noticia?

Lo primero de todo es informar a los familiares, a los amigos y a las personas más cercanas del fallecido o fallecida. Es conveniente que la noticia se difunda con un cierto orden en función de la afinidad, es decir, que primero se informe de ello a quienes tenían más relación con él, para evitar el apuro que supone el hecho de que se percaten de la noticia a través de otras personas.

En expresar nuestros sentimientos acerca de la pérdida del fallecido, es bueno hacerlo de una manera abierta y sincera. Sin embargo, existen una serie de formulas preestablecidas con las que podemos dar una muestra de afecto a los familiares: desde las más tradicionales, como “le acompaño en el sentimiento”, “mis más sentidas condolencias”, “mi más sentido pésame”, etc., hasta las de apoyo: “contad con mi amistad y mi soporte”, “estoy a vuestra disposición para lo que necesitéis”, etc.

defuncion en tanatorio m30 MadridLo más natural es que este proceso sea cara a cara, pues no es nada agradable tener que dar la noticia (o recibirla) mediante una llamada telefónica. Sin embargo, las tecnologías (la mensajería instantánea, los correos electrónicos…) pueden ser útiles por dar el pésame cuando no tenemos la oportunidad de estar cerca, o cuando nos enteramos del fallecimiento tras el funeral. Por escrito siempre es una manera mucho más elegante que por medio de una conversación telefónica. Si es su caso, puede pedir al tanatorio m30 información sobre las maneras de hacer llegar el pésame o sobre el envío de condolencias.

Confección de una esquela

Para difundir la noticia de la defunción más allá de los familiares y las personas más cercanas, lo más habitual es elaborar una esquela y publicarla para que todo el mundo pueda acceder a ella. Se puede divulgar en los periódicos (locales o nacionales, según el ámbito de difusión que se quiera alcanzar), en el tablón de anuncios de la parroquia local y en Internet.

Normalmente los periódicos ya tienen varios modelos para elegir, con formatos y frases estándar. El inconveniente es que su coste suele ser bastante elevado. Por Internet, en cambio, resultan más económicas, y tienen la ventaja de que se publican inmediatamente y siguen ahí aunque pasen los días, por eso éstas cada vez tienen más tirada. Aún así, quizá no son las más adecuadas para familias que no estén del todo familiarizadas con las nuevas tecnologías.

En cualquier caso, normalmente los elementos que contiene una esquela se distribuyen en tres párrafos, por este orden:

esquela del tanatorio m30Párrafo 1

  1. El nombre y los apellidos del difunto, en negrita y en un tamaño de letra más grande que el resto de palabras.
  2. El cargo que ocupaba. (Opcional, sólo si era una persona pública o reconocida.)
  3. Nombre de su cónyuge, tras el término “Viudo de” o “Viuda de”. (Opcional.)
  4. Siglas para referirse al reposo del fallecido: “Q.E.P.D.” (que en paz descanse) o “D.E.P.” (descanse en paz).

Párrafo 2

  1. La información que se quiera dar sobre el fallecido, como su edad, la fecha de defunción, la localidad, el motivo de la defunción (normalmente sólo en accidentes, enfermedades o causas extrañas), etc.

Párrafo 3

  1. Mencionar los familiares, normalmente siguiendo un orden de importancia: cónyuge o pareja, hijos, padres, hermanos, nietos, hijos políticos, etc. Al final de la lista se suele añadir “… y demás familia”.
  2. Lugar, día y hora del entierro. (En la izquierda o centrado.)
  3. El nombre de la capilla, el tanatorio, etc. donde se encuentra.

Flores y tanatorios

Las flores en la antigüedad eran utilizadas en los actos de velación de los muertos para eliminar los olores de la persona fallecida al entrar su cadáver en descomposición.

 

Si nos fijamos en todos los funerales en las flores empleadas en l velación suelen tener tonalidades verdes con notas de colores. Ésto es debido a un significado que pronto desvelaremos.

 

Llevar flores en la despedida de un ser querido en el tanatorio m40 es un bonito detalle tanto para el fallecido como para la familia, además de ser un presente que puede ayudar en el proceso de duelo.

arreglo floral tanatorio m40 marid

 

Tanto las flores como las plantas de tonalidades verdes reflejan optimismo, muy necesario en estos momentos difíciles, así como muchos otros valores positivos en términos de psicología. Si te interesa la simbología del color puedes ver más aquí. La obtención de aromas y colores vivos va a representar y protagonizar unos valores de estima y afecto hacia la persona fallecida y sus seres queridos.

verde-tanatorio-m40-madrid

 

Un buen ramo o una bonita planta de tonos verdes nos va a ayudar a dar esperanza positivismo y armonía ante la tristeza y devoción que se afronta en la situación que con lleva estar junto a la familia y amigos de un fallecido en un tanatorio.

 

Una planta que viene a ser la más popular para la transmisión de los valores que hemos comentado son las orquídeas. Las orquídeas es una planta de gran belleza y popularidad que expresan de muy buena forma la armonía que la madre naturaleza nos proporciona.

 

 

Además de eso son muy útiles a la hora de realizar envíos en caso de que queramos apoyar a los familiares con un ramo de estas. Una buena opción sería utilizar orquídeas moradas ya que con esa combinación de colores transmitimos el consuelo, duelo y respeto que deseamos a los seres queridos a los cuales queremos obsequiar.

flores tanatorio

Existe una gran variedad de oferta y floristerías especializadas en éste tipo de producto, las cuales ofrecen una gran variedad de artículos además de las propias flores, como pueden ser coronas, ramos personalizados, plantas de interior..

 

Es aconsejable no realizar el encargo a última hora ya que el precio puede verse incrementado por la urgencia, así como contrastar en más de una floristería en el caso de que queramos hacer algo especial en un momento delicado y con muchos sentimientos a flor de piel.

 

Puedes ver más artículos relacionados con el Tanatorio M40 y M30 de Madrid haciendo click en los enlaces.

 

Ayuda en el proceso de duelo

En el Tanatorio M40 saben que afrontar la pérdida de un familiar o de un ser querido es uno de los momentos más complicados para cualquier persona. A los sentimientos de dolor e impotencia se le unen, en muchas ocasiones, el de la incomprensión por lo ocurrido y se tiende a buscar explicaciones al por qué de ese fallecimiento.

Éste sea, quizás, el primer error que retumba y se repite en la mente de los afectados impidiéndoles asumir lo ocurrido. Ningún motivo puede resultar convincente, no existe ninguna razón que pueda parecer lógica para aquellos que pierden a alguien. Por eso, la mejor opción es tratar de asimilar la muerte como algo inevitable, independiente de las circunstancias de la persona fallecida.

Otro de los pensamientos recurrentes en estos casos es el de la culpa. Generalmente se tiende a recordar todas aquellas situaciones en las que no se estuvo a la altura, las discusiones que podrían haberse evitado o las palabras hirientes que se profirieron en un momento de tensión. Para asimilar el fallecimiento, es importante sacar a relucir todos estos sentimientos, compartirlos con personas de confianza y asimilar que poco puede hacerse por dar marcha atrás y que estos episodios poco tuvieron que ver con el fallecimiento.

proceso-de-duelo

Por otro lado, aquellas personas que ven impotentes cómo alguien de su entorno no es capaz de asimilar una pérdida, deben dejar un tiempo necesario para que todas las fases de este proceso se cumplan. Así, a la incomprensión le sigue la culpa, pero también la ira, para finalmente llegar a la aceptación. Presionar al afectado para que se recupere pronto, para que salga o para que comience con una rutina diaria antes de tiempo no es recomendable. Cada persona necesitará sus propios tiempos, y sólo cuando éste sea excesivamente largo se debe plantear la posibilidad de acudir a algún especialista. Se calcula que aproximadamente el 5% de las personas que se enfrentan a un duelo requieren de la ayuda de psicólogos y psiquiatras.

En el tanatorio m40 hay profesionales que pueden ayudarte en el proceso de duelo por la pérdida de un ser querido

Por último, hablar abiertamente del proceso de muerte, así como recordar a la persona fallecida de forma positiva, ayudarán a asimilar este hecho y a naturalizar lo ocurrido. No obstante, lo más importante y la mejor terapia consiste en hacer sentir al afectado que no está solo y que cuenta con una gran red de apoyo que le ayudarán a sobreponerse en estos momentos difíciles. Tener paciencia, favorecer el contacto físico y ser capaces de escuchar sin interrumpir a la otra persona ayudará notablemente a sobreponerse al fallecimiento de cualquier familiar o amigo.

Si quieres consultar los datos de contacto y localización del tanatorio m40 o del tanatorio m30 de Madrid, pincha en los nombres y serás redirigido.

Un niño y la muerte de un ser querido

Para ayudar a afrontar a un niño y la muerte de un ser querido, hay tres factores que son muy importantes:

  • El primero las creencias de los padres y de la familia.
  • El segundo la edad el niño.
  • Y el tercero, quien es la persona que ha fallecido.

No es lo mismo que muera un abuelo a que muera un padre o un hermano, no es lo mismo creer que el papá o la mamá se va al cielo a que esa persona ha dejado de existir y no es lo mismo que el niño tenga dos años a que tengas siete o catorce.

Un niño y la muerte de un ser querido

Actualmente hay una tendencia a no hablar sobre la muerte que resulta muy llamativa. Cuando alguien se muere en la televisión dicen que desaparece eludiendo el tema. Es como si viviéramos en un mundo ideal, en una burbuja donde nadie muere o cuando lo hace es por culpa de otro, además de que cuando mueres desapareces, y esto no es así. Cuando llega la hora siempre que sea por causas naturales uno se muere porque se tiene que morir y no hay otra manera de enfocar las cosas.

Para eso están montados socialmente y culturalmente tanatorios como el tanatorio m40 con su velatorio, el entierro, los funerales.. porque es una manera de ir afrontando la muerte de un ser querido y afrontar el hecho de que no va a volver y que no vamos a volverle a ver.

Depende de la edad del niño no es conveniente llevarlo a un velatorio pero a partir de cierta edad si. Si este proceso resulta muy difícil para los padres, es importante que pasado un tiempo se pueda llevar al niño al cementerio ya que tienen que aceptar esa realidad aunque produzca dolor. La angustia de saber que pasa algo pero no saber el que, ni cuando va a terminar ese dolor ni la sensación de pérdida resulta a un más devastadora en los niños.

Los padres tienden a esconderse, a llorar a solas, a no hablar de la persona que ha muerto y esto a los niños les crea un sentimiento de muchísima responsabilidad porque ellos mismos se inhiben de llorar y de hablar de la persona fallecida por no hacer daño a los padres. Ésa misma actitud de protección que tienen los padres hacia los niños los hijos lo tienen respecto a sus padres.

Hay que llorar y llorar todos juntos, hay que compartir ese dolor y hay que despedirse de la persona que ha muerto yendo al cementerio, recordando lo bueno y más adelante también lo no tan bueno de la persona que murió, consiguiendo de esta manera poner las cosas otra vez en su sitio.

La vida tiene momentos dolorosos y a los niños no se les puede evitar ese dolor ya que si no, no sabrán de donde proviene y acaban protegiéndose permanentemente contra ello. El dolor está ahí pero está localizado, uno sufre porque pasa esto o lo otro y hay que comprender y apoyarse en familia, amigos, y superar esta fase que tiene que derivar en un crecimiento y el fortalecimiento personal.